Ir al contenido principal

Martes de la 5ª semana de cuaresma - Ciclo B

EVANGELIO EN AUDIO: Juan 8, 21-30

1.  "¿Quién eres tú?" Jesús tenia que resultar desconcertante. Por eso se explica la pregunta que le hicieron los fariseos. Veían en él a un hombre y al mismo tiempo oían de sus labios palabras que solo podían venir de Dios: "yo soy de allá arriba"... "yo no soy de este mundo"... "sino creen que yo soy, morirán en sus pecados"Aquí justamente se plantea el enigma y el misterio de Jesús, que es también el enigma y el misterio de Dios. ¿Por qué?

2.  
En este relato, Jesús utiliza tres veces la expresión "yo soy" (8,23.24.28). Con esa expresión. Dios reveló su nombre a Moisés (Ex 3.14). Pe­ro ese nombre no es una definición ontológica de la esencia divina. Dios no revela en la Biblia su "ser" sino su "actuar", es decir, no pretende dar a conocer lo que es, sino cómo actúa. Por tanto, lo que nosotros podemos aprender en los evangelios, no se refiere a lo que es Dios, sino cómo actúa, cómo se comporta, qué ocurre y qué acontece cuando se hace presente en la vida, en las personas, en la historia.

3.  
Jesús nos revela y nos da a conocer a Dios. No porque nos revela la esencia divina, sino porque vivió, habló y se comportó de tal forma que, haciendo eso, nos dijo: "Dios es así". De ahí, la extraña afirmación: "Cuando levanten al Hijo del Hombre sabrán que yo soy". Es decir, en el crucificado, en el ajusticiado, en el fracasado, por defender a los indefensos, ahí y en eso sabemos que Jesús es Dios, porque nos está diciendo cómo es, dónde y cómo encontramos a Dios. A muchas personas lo que les preocupa es saber si Jesús es Dios, pero no le interesa saber cómo tienen que vivir para encontrar a Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.