Ir al contenido principal

Cortés-3ªcuaresma: introducción

4.a LECCIÓN: CONOCER LA REALIDAD. SOBRE LA NECESIDAD DE ENTENDER Y DISCERNIR NUESTRO TIEMPO SI QUEREMOS QUE NUESTRO MENSAJE SEA EFICAZ.

Aunque sepamos qué es lo esencial del mensaje cristiano, y aunque tengamos distintos criterios para enjuiciar la realidad, no cambia­remos el mundo si no sabemos en qué mundo vivimos. Jesús, como siempre, también nos sirve aquí de ejemplo al demostrar que conoce bien todos los asuntos de la sociedad en la que vive y se mueve: desde el capítulo de sucesos (DOMINGO: «Aquellos dieciocho sobre los que cayó la torre») hasta la meteorología (LUNES: «El cielo estuvo cerrado tres años»), incluyendo natu­ralmente la economía (MARTES: «Como no tenía con qué pagar...»), los asuntos sociorreligiosos (MIERCOLES: «El que se salte un precepto»), la política (JUEVES: «Todo reino dividido contra sí mismo»), la acción social (VIERNES: «Amar al próji­mo») o la estratificación de clases (SÁBADO: «Uno era fariseo, el otro publicano»).


Dediquemos esta semana a meditar cómo es nuestro conoci­miento del mundo, hasta qué punto conocemos la realidad en la que vivimos. Si es solo teórico, daremos únicamente teorías, inservibles para la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.