Ir al contenido principal

Viernes después de ceniza-B

Mt 9,14-15
En aquel tiempo, los discípulos de Juan se le acercaron a jesús preguntándole: "¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y en cambio, tus discípulos no ayunan?" Jesús les dijo: "¿Es que pueden guardar luto los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lleven al novio y entonces ayunarán".
1.  Está claro que Jesús no enseñó a sus discípulos las normas religiosas sobre el ayuno. Jesús estaba persuadido de que privarse de alimentos o de otras cosas pensando que a Dios le agrada que nos privemos de lo que nos gusta, eso no lo quiere Dios. Jesús quiere que seamos capaces de compartir nuestro pan con los que no tienen. Porque eso es fuente de abundancia, como ocurrió en la multiplicación de los panes. Pensar que cuando lo pasamos mal. Dios se pone conten­to, eso no es pensar en Dios, sino en un mito monstruoso y, por tanto enteramente falso.
2.  El proyecto del Reino de Dios es como una fiesta de bodas, un banquete regio (Mt 22,10; Lc 14,15-24), en el que entran todos, "malos y buenos" (Mt 22,10). Dios es el primero que quiere para todos, y antes que ninguna otra cosa, nues­tra felicidad. Una felicidad de la que nadie quede excluido. Sobre todo que no queden excluidos los más desgraciados de este mundo, aquellos a quienes peor ha tratado la vida. Y quienes han perdido la esperanza de un futuro feliz después de su propia muerte.

3.  El "día en que se lleven al novio y entonces habrá que ayunar" no puede indicar el tiempo después de la muerte y resurrección del Señor. Porque eso no cuadra con la constante presencia de Jesús en la vida de los cristianos (Mt 28,20). La alegoría de Mt 25 1 -13 sigue hablando de la presencia del "novio". Lo más probable es que la última referencia al ayu­no es un indicio de que, cuando se escribió el evangelio de Mt, había cristianos que ayunaban y quisieron justificar su costumbre añadiendo al texto algo que nunca dijo Jesús. Eso es lo que hoy explican los más autorizados comentarios de los evangelios sinópticos (U. Luz, M. Joel. F. Bovon, etc).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.