Ir al contenido principal

2º Cuaresma B - jueves

Resultado de imagen para Epulon y Lazaro fano

Evangelio en audio: Lc 16, 19-31

1. Aquí queda al descubierto la gravedad que entraña el "pecado de omisión". El rico no le hizo ningún daño al pobre Lázaro. No se sabe que él fuera el responsable directo de la miseria en que vivía el mendigo. Ni siquiera lo echó de su casa. Lo dejó en su portal, dentro de la casa, no en la puerta. El rico se limitó a dejar al pobre tal como estaba.

2.  En el relato del juicio final, la ruina de los que se pierden está motivada exactamente por la misma causa que se lle­vó al rico al infierno. No se condenan porque dejaron en cueros a los que no tenían que ponerse, ni porque negaron el agua a los que tenían sed, etc. Su perdición estuvo en que dejaron a todo el mundo tal como está (Mt 25,41 -43}. Y lo mismo hay que decir de la parábola del buen samaritano: ni el sacerdote, ni el levita, le hicieron daño alguno al que fue robado y apaleado (Lc 10,31-32).

3.  El patio trasero de Europa es África, como el de Estados Unidos es América Latina. Los europeos y los norteamerica­nos tenemos en nuestra historia más crueldad que el rico aquel con el pobre Lázaro. En todo caso, lo que es seguro es que el gran pecado de muchos de nosotros es de omisión. "Las venas abiertas de América Latina" y "la carne muerta de África"están ahí y nosotros aquí, soportando las desagradables noticias de inmigrantes y pateras. Pero son noticias so­portables. Como el rico soportó a Lázaro en su portal.
4.  Esta parábola entraña otra enseñanza que da mucho que pensar. El evangelio retoma el final de la misma para de­cir que, cuando no hacemos caso de la Palabra de Dios, aunque resucite un muerto, no nos convertimos. Todo lo con­trario. El que se hace sordo a lo que Dios le dice, si ve que resucita un muerto, mata al que lo resucita y hasta intenta matar también al resucitado. NO y mil veces NO. El que no le hace caso al Evangelio, pase lo que pase y vea lo que sea, es un tipo dispuesto a matar y a ser un asesino, con tal de que no le toquen a sus intereses. Esto es lo que nos dice el fi­nal del cap. 1del evangelio de Juan (11,47-53; cf.Jn 12,10).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.