Ir al contenido principal

Lunes 2º demana de Pascua

Jn 3,1-8
Había un fariseo llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo: 'Rabí, sabemos has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no con él". Jesús le contestó: "Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios". Nicodemo pregunta: "¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?" Jesús le contestó: "Te lo aseguro, el que no nazca de agua y de Espíritu, no puede entre el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que haya dicho: "tenéis que nacer de nuevo"; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de de viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu".

  1. Jesús le dijo a Nicodemo. un hombre que era nada menos que un "jefe judío" que tenía que "nace nuevo". El que nace de nuevo es que nace otra vez. O sea. empieza a ser "otra persona". Abandona lo era. Y empieza a vivir de otra manera. ¿De qué manera? Un judío fariseo. Y además jefe judío, tenía que  ser en aquellos tiempos, un hombre "profundamente religioso". Ahora bien, un hombre tan religioso, tenía que ser también "totalmente obediente", "sumiso". Un hombre que había ajustado su vida por completo a lo que de él esperaba la religión establecida.
  2. Jesús le dijo a Nicodemo que tenía que nacer de nuevo, para terminar diciéndole que así se podría dejar llevar por el Espíritu. El "Espíritu" (pneuma) es como el viento. Nadie controla la dirección del viento, ni su fuerza. El que se deja llevar por el Espírrtu=Viento es una persona que se caracteriza por su libertad. Es, por lo tanto, una persona incontrolada e incontrolable. Es, en definitiva, "una persona libre" Para Jesús, por tanto, la oferta que él hace a los seres humanos es la oferta de la libertad. La libertad que no se deja control; dominar, ni someter.
  3. Pues bien, una persona que se somete por completo es una persona que lo primero y lo más importante que somete es su libertad para pensar. En esto consiste la violencia y la agresión más fuerte que la religión le hace a la gente religiosa. Una persona, que no es libre para pensar, es una persona que bloquea su mente, se corta caminos en lo más íntimo de sí mismo. Y hay cosas de las que no se atreve ni a cuestionarlas, ni a dudar de ellas, ni a cuestionarlas de ninguna manera. ¡Qué horror! ¡Qué espanto! Mientras una persona no rompa con su esclavitud de pensamiento, esa persona ni será libre, ni se podrá dejar llevar por el Espíritu de Dios. Será un esclavo de otros esclavos al pensamiento sumiso de los esclavos más desgraciados de la vida. Jesús no quiere a gente así. Porque no quiere esclavos. Sino personas libres, llevadas por la libertad del Espíritu.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.