domingo, 13 de marzo de 2016

Cortés - 5º domingo de cuaresma

6.a LECCIÓN: TÉCNICAS DE APOSTOLADO. EL PERDÓN COMO INSTRUMENTO PRINCIPAL DE TRABAJO.

Jesús salva del apedreamiento a una adúltera (DOMINGO), y afirma que él no ha venido a juzgar a nadie (LUNES: «Tampoco yo te condeno»), quizá porque recuerda que también su madre podría haber sido acusada de adúltera (MARTES: «Antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo»).
Sus enemigos le reprochan que los trate como a hijos adulterinos (MIERCOLES: «Nosotros no somos hijos de la prostitución»), puesto que él les dice que no saben quién es su padre (JUEVES: «No lo conocéis»); con lo cual, al final quien corre el riesgo de ser apedreado es él (VIERNES: «Agarraron piedras para tirárselas»), pues, de todos modos, ya están decididos a matarle (SABADO: «Conviene que uno muera por el pueblo»), como, de hecho, harán la próxima semana.
Así nos quedan claras las dos actitudes: la de Jesús (y sus discípulos), que identificamos con el perdón; y la de los que no son como Jesús, que asimilamos con la violencia y la intransigencia.
Esta semana hablaremos del perdón.



No nos mandan a juzgar a las personas, sino a transmitirles el mensaje de la bondad de Dios y su Reino. En esta semana intentaremos aprender a utilizar el perdón como instrumento de nuestro trabajo evangelizador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario