Ir al contenido principal

21 DE MARZO-LUNES SEMANA SANTA


Jn 12,1-11
Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena: Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban a la mesa. María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice: "¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres?" (Esto lo dijo no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenia la bolsa llevaba lo que iban echando). Entonces Jesús dijo: "Déjala: lo tenía guardado para el día de mi sepultura;porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mi no siempre me tenéis". Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron no solo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.

  1. La práctica del "simposio" o "banquete", que era tan frecuente y tan importante en las culturas mediterráneas de la Antigüedad (Dennis E. Smith), pone en evidencia un hecho capital de la existencia humana: no somos mera "materia", ni solo "espíritu", sino fusión de ambas cosas. Asilo explicaron el Banquete, de Jenofonte, al igual que el Banquete, de Platón. Y lo mismo hace el Evangelio. Pero con una diferencia clave. El "orden" del simposio reproducía el "orden social establecido". Jesús rompió este "orden" (?). Porque Jesús compartía mesa y mantel con "pecadores", "publícanos", con los "últimos", con los "pobres"y llamativamente con "mujeres". La"comensalía"de Jesús expresa la sociedad solidaria e igualitaria que él quiere.
  2. Pero en esta cena quedó patente la generosidad y la ternura de las mujeres, en contraste con el egoísmo y la ambición de los hombres: Judas (Jn 12.4-6) y los discípulos (Mt 26,8; Me 14,4). Con un agravante: los hombres se escandalizan del derroche de generosidad de la mujer. Al tiempo que ocultan su egoísmo invocando motivos "sociales" cuando en realidad sabemos de Judas que era un "ladrón" (Jn 12,6). Tan ladrón, que, por ambición de dinero, vendió a Jesús (Me 14,10-11; Mt 26,14-16; Le 22.3-6). Es exactamente lo mismo que estamos viendo ahora, en la conducta de políticos, banqueros, hombres de negocios, patronos... Se roba, se mata, se miente y se impone la convicción de que lo importante es vivir bien, disfrutar de la vida, triunfar en este mundo desbocado, sin acordarse para nada de los millones de seres humanos que se mueren de hambre en la mayor miseria.
  3. El problema más fuerte que tenemos es el mismo que ya despuntó en Judas. Aquel "traidor" se erigía en defensor de los pobres, cuando en realidad los pobres no le importaban para nada. Hoy, semejante conducta hipócrita y miserable, se ha generalizado más de lo que imaginamos. Los magnates que nos roban, dirigen una (o más de una) ONG para ayudar a los pobres. Y aparecen como campeones de la justicia y de los derechos humanos, cuando en realidad llevan una "doble vida" que da asco. La corrupción va siempre unida a la mentira.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.