Ir al contenido principal

18 DE MARZO-VIERNES 5a SEMANA DE CUARESMA

Jn 10,31-42
En aquel tiempo, los judíos agarraron piedras para apedrear a Jesús. Él les replicó: "Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?" Los judíos le contestaron: "No te apedreamos por una obra buena, sino por una blasfemia: porque tú, siendo un hombre, te haces Dios". Jesús les replicó: "¿No está escrito en vuestra Ley, "Yo os digo que sois dioses"? Si la Escritura llama dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y no puede fallar la Escritura), a quien el Padre consagró y envió al mundo, ¿decís vosotros que blasfema porque dice que es Hijo de Dios? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis, pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que comprendáis y sepáis que el Padre está en mí y yo en el Padre". Intentaron de nuevo detenerlo, pero se les escabulló de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde antes había bautizado Juan, y se quedó allí. Muchos acudieron a él y decían: "Juan no hizo ningún signo, pero todo lo que Juan dijo de este era verdad". Muchos creyeron en él allí.

  1. Lo que los dirigentes judíos no podían entender es que, en aquel hombre que ellos veían, oían, palpaban, en aquel "ser humano", estaba fundido y presente el "ser divino" al que ellos ni se atrevían a nombrar. No les cabía en la cabeza la "humanización de Dios" en Jesús. Por eso, lo que Jesús decía de sí mismo les sonaba a blasfemia. Y a un blasfemo había que matarlo. En esto estuvo todo el nudo del Evangelio. Y como este nudo no se desató, por eso -ni más ni menos- ocurrió el drama y la tragedia que recordamos en la Semana Santa.
  2. La prueba argumentativa, que Jesús ofrece para demostrar que él es la "representación" de Dios, la imagen de Dios y la encarnación de Dios, consiste y se reduce, en última instancia, a un solo argumento. No es un argumento "filosófico" (una teoría). Es un argumento "histórico" (unos hechos). Lo que Jesús ofrece como argumento credencial de su identidad con Dios es lo que él hace, sus obras que todo el mundo ve. Jesús lo dice claramente: "aunque no me creáis a mí, creed mis obras" (Jn 10, 38). Lo que Jesús puso en marcha, con su vida, no fue un "catecismo" de verdades, ni un "código" de normas. Y, menos todavía un "ritual" de ceremonias religiosas. Lo de Jesús solo se puede entender si se piensa como una forma de vivir, una conducta.
  3. Se trata de la conducta que se concreta en unos hechos, unas obras. Hechos que dan vida, salud, alegría, dignidad, respeto, bondad, honradez, sensibilidad ante el dolor de cualquier ser humano. Esas son las obras en las que se revela Dios. Y solo el que produce esas obras es el que cree en Jesús y lo toma en serio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.