Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Lunes de la 4º semana del tempo ordinario-ciclo C

Mc 5,1-20 En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a la orilla del lago en la región de los Qerasenos. Apenas desembarcó, le salió al encuentro, desde el cementerio, donde vivía en las tumbas, un hombre poseído de espíritu inmundo; ni con cadenas podía ya nadie sujetarlo; muchas veces lo habían sujetado con cepos y cadenas, pero él rompía las cadenas y destrozaba los cepos, y nadie tenía fuerza para domarlo. Se pasaba el día y la noche en los sepulcros y en los montes, gritando e hiriéndose con piedras. Viendo de lejos a Jesús, echó a correr, se postró ante él y gritó a voz en cuello: "¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús Hijo de Dios Altísimo? Por Dios te lo pido, no me atormentes". Porque Jesús le estaba diciendo: "Espíritu inmundo, sal de este hombre". Jesús le preguntó: "¿Cómo te llamas?" Él respondió: "Me llamo Legión, porque somos muchos". Y le rogaba con insistencia que no lo expulsara de aquella comarca. Había cerca una gran piara d…

31 DE ENERO - DOMINGO 4o DELTIEMPO ORDINARIO

31 DE ENERO-DOMINGO 4o DEL TIEMPO ORDINARIO

Lc 4,21-30 En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga: "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír". Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios. Y decían: "¿No es este el hijo de José?" Y Jesús les dijo: "Sin duda me recitaréis aquel refrán: "médico cúrate a ti mismo"; "haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaúm". Y añadió: "Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elias, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elias más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Elíseo, sin em­bargo, ninguno de ellos fue curado nada más que Naamán, el sirio". …
30 DE ENERO-SÁBADO 3a SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Me 4, 35-41 Aquel día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: "Vamos a la otra orilla" Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; y otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron, diciéndole: "Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?" Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: "¡Silencio, cállate!" El viento cesó y vino una gran calma. Les dijo: "¿Por qué sois tan cobardes?¿Aún no tenéis fe?"Se quedaron espantados y se decían unos a otros: "¿Pero, quién es este?¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!"
Cuando se leen relatos como el que nos encontramos aquí, resulta inevitable la pregunta que se refiere a si lo que se cuenta en este episodio es un hecho histórico; o si no será, más bien, una forma de exaltar y enaltecer a Jes…

Ciclo C, reflexiones diarias de la mano de José María Castillo

La dificultad más fuerte, que han tenido -y tienen- muchos cristianos, para comprender a Jesús de Nazaret, no está en aceptar su divinidad, sino en la aceptación de su huma­nidad. Esta dificultad se palpa ya en algunos escritos del Nuevo Testamento. Por ejemplo en las cartas de Juan y, sobre todo, en las del apóstol Pablo. La razón de esta resistencia, para aceptar en Jesús lo mismo lo humano que lo divino está en una corriente de pensamiento, que fue potente en los primeros siglos del cristianismo, y que, en algunas de sus manifestaciones, ha llegado hasta nosotros. Se trata del gnosticismo. Una filoso­fía, que tuvo apogeo ya en los siglos I y II. Los gnósticos defendían una oposición tan fuerte entre Dios y el mundo, que llegaban a despreciar lo material y lo humano como la gran dificultad que tenemos los mortales para encontrar a Dios y poder salvarnos. Poca gente se imagina que el hecho de que al apóstol Pablo le interesara tan poco el Jesús carnal, el Jesús de la historia, le hic…