Ir al contenido principal

Lunes 2º semana de cuaresma



Lc 6,36-38
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo, no juzguéis, y no seréis juz­gados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados; dad y se os dará: os verterán una medida gene­rosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros".
1.  Sin duda alguna, Jesús dijo estas cosas pensando en lo que más necesitamos los mortales. Todos, en efecto, necesi­tamos que se nos quiera, que nadie nos juzgue de mala manera, y que nadie nos condene. Además, necesitamos siem­pre que se nos perdone, se nos disculpe, se nos comprenda. Y, por último, tenemos mucha necesidad de que los demás estén siempre dispuestos a ayudarnos sin tacañería y con generosidad rebosante, sin límites. ¿Verdad que todo esto es como un sueño maravilloso?
2.  Pues resulta que esto, precisamente todo esto, es el corazón mismo del Evangelio. Jesús, que nos conoce muy bien, no amenaza, no recrimina, no echa nada en cara. Por el contrario, nos manda (en imperativo) que seamos siempre "-compasivos", siempre buenas personas, como siempre es bueno Dios {Sant 5,11). Se trata de la bondad que lleva con­sigo "ternura entrañable, agrado, humildad, sencillez, tolerancia" (Col 3,12).
3.  Es verdad que la religión ayuda a muchas personas a ser así. Pero ocurre con frecuencia que la gente religiosa y pia­dosa suele juzgar, rechazar y condenar a quienes no se ajustan a lo que mandan los dirigentes de la religión. Jesús no fue cristiano (los "cristianos"empezaron a existir en Antioquía, años después de la muerte de Jesús. Hech 11,26) y hoy lo sería menos todavía. El cristianismo de ahora está demasiado lejos de lo que Jesús hizo, dijo y quiso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.