Ir al contenido principal

3ºC-miércoles



Mt 5,17-19

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No creáis que he venido a abolir la ley o los profetas: no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y lo enseñe así a los hombres, será el menos importante en el Reino de los Cielos, pero quien los cumpla y enseñe será grande en el Reino de los Cielos".

1.  En el Sermón del Monte, después de las bienaventuranzas, Jesús les dice a sus discípulos que él no ha venido a "deshacer" o "abolir" la ley o los profetas. Todo lo contrario. Jesús vino a llevar a su "perfección" o a su total "píenitud" lo que representan la ley y los profetas. Por tanto, no se trata de que Jesús se ajustó y se limitó a observar la reli­gión de Israel. Loque hizo Jesús fue ir más lejos y llevar a otra dimensión la religión. La de Israel y cualquier otra reli­gión. ¿Qué quiere decir esto?

2.  Quiere decir que Jesús se dio cuenta de que la religión, incluida la suya (la de los judíos) no basta, porque está li­mitada y es incompleta. Por tanto, no basta someterse a la religión establecida y cumplirla al pie de la letra. Hay que llegar más lejos. Y hay que sentirse libre para pensar y actuar así. Jesús lo demostró en su vida, con su conducta. Y lo dijo muy claro: 'Todo lo que querríais que hicieran los demás por vosotros, hacedlo vosotros por ellos, porque eso sig­nifica la ley y los profetas" (Mt 7,12).

3.  Por tanto, "la plenitud" que sustituye a la mera "observancia" es la llamada "Regla de Oro". La religión, que es su­misión a dogmas, normas y ritos, es sustituida y queda superada por la relación con los demás, que es respeto, justi­cia, libertad, generosidad, bondad sin condiciones. Todo eso es lo que deseamos que los demás hagan con noso­tros. Pues eso es lo que sustituye y supera a la religión de siempre. Con razón, Jesús repitió dos veces (Mt 9,13; 12, 7) que hay que tomar en serio lo que dijo el profeta Oseas: "Misericordia quiero y no sacrificios" (Os 6,6).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anunciación del Señor

Ascensión del Señor

El valor de la vida espiritual   Lecturas y Homilía Justino mp3 A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar.  El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

regalos de Navidad

Se nos va la vida en inercias, en lo que toca, en pensar a corto plazo, en solucionar las cosas tal y como van viniendo. Respondiendo a las preguntas que nos hacen, pero sin llegar a hacernos las preguntas que de verdad son necesarias. Prepara de otro modo tu Navidad. Escucha. Hazte las mismas preguntas que se hacen en este vídeo.Y atrévete a responder. Y ya luego, vas y (te) regalas.